Reclamaciones salariales

El plazo que tiene el trabajador para reclamar los salarios que le adeude la empresa, es de 1 año desde que dicha reclamación pudo ejercitarse.

Cuando los retrasos e impagos de salarios son continuados, el trabajador tiene la opción de iniciar el procedimiento ordinario de reclamación de cantidades o extinguir el contrato de trabajo conforme el articulo 50.1 b del Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, con derecho a la misma indemnización que le correspondería en el caso de un despido improcedente. Con esta extinción el trabajador pasaría a estar en situación legal de desempleo y teniendo derecho a cobrar la prestación de desempleo siempre que le corresponda.